domingo, 24 de mayo de 2009

orgullo

video

Verte.es.desearte.y.desearte.es.querer.poseerte

el poder del Amor

video

domingo, 3 de mayo de 2009

Un Sueño..... Mis Sueños

Sonó el teléfono…las cinco y media. Su voz. Media hora para estar aquí, perra! Y colgó, sin darme tiempo para réplica, ni excusas. Me arreglé como a él le gusta. Falda, medias, zapatos de tacón, camisa abierta a la altura del pecho. Llegué. Entré, todo estaba oscuro, silencioso. Noté su mano tocándome el hombro para tranquilizarme. Poniéndome el antifaz mientras yo le decía:

-Buenas Tardes Amo…

Me encerró en una jaula, y no sé cuanto tiempo estuve allí dentro, esperando, con los ojos cubiertos. Expectante a ver que pasaba… con una mezcla de excitación y de terror, porque nunca llego a saber por donde va a salir… y eso, a mis ojos es parte del encanto que le rodea,

Escuché el ruido del cerrojo de la puerta abrirse, movimiento en la vibración del suelo, y volver a cerrarse. Ningún sonido. Pisadas acercándose. Sin voces… silencio, temor muchos nervios. Llevaba el collar que Amo me regaló el día que decidió que por fin era digna, y me había ganado un sitio a sus pies. Se abrió la puerta de la jaula, y una mano me sujetó del pelo firmemente, y de un tirón seco, me arrastró a fuera. Sentí la cadena agarrada de mi collar, y tirando de ella me desplacé aproximadamente un metro. Tumbada, mis brazos fueron atados con cadenas al suelo, tan tirante que si movía un músculo el dolor era insoportable, así que intenté mantenerme muy quieta. Tarea nada fácil cuando los nervios, la tensión, el silencio, el no saber que sucederá después, se van agolpando dentro, mientras intentas no temblar. Mantenerte firme.

Los azotes empezaron a caer sobre mi, desde arriba. En las piernas, en los muslos, en el pubis….en el vientre, en los pechos…donde se recreó de manera consciente, porque siempre ha sido mi parte más débil. Se agachó, y respiro profundamente cerca de mi cara Metió los dedos en mi abundante humedad que se mezclaba fuera con el sudor…Y ahí lo supe, no era Amo el que estaba allí, El olor, su respiración... el tacto de sus manos. Sólo Él consigue que me retuerza en cuanto uno solo de sus dedos me toca.


Me asusté. Quise rogar que me soltara, que me dejara irme… pero pensé que si Él me dejó ahí, es porque es mi sitio. Porque es donde quiere que esté. Me relajé, y me abandoné sin dudas. Pensé que Él querría que hiciese disfrutar a esa persona como si se tratara de su propia persona. Que me volviera la perra que sacó de mí con su esfuerzo, y mis ganas de progresar.


Lleno mis pechos de pinzas, que salieron volando de mí a fustazos con saña. Me soltó, y de la cadena, como la perra que soy, me llevó a cuatro patas, y en esa misma posición, obligó a lamérsela seguido sin parar un buen rato. Estaba disfrutando, porque hizo el esfuerzo de no correrse y disfrutar un poco más, mientras con las manos jugaba con mis duros pezones, pellizcándolos, estirándolos, azotándolos… Hasta que empezó a dejar de contenerse y echarlo encima de mis maltratados pechos que tanto placer le dieron en ese tiempo., porque eso sí lo tenía claro, salvo orden expresa en contra, sólo Él lo hacía en mi boca.


Se levantó, y se alejo. La puerta se abrió, y volvió a acercarse. Se sentó exactamente en el mismo lugar, y me atrajo hacia él. Me sentó de espaldas a él entre sus piernas… tiró con fuerza de mi pelo hacia atrás, me quitó el pañuelo de los ojos…Me costó adaptarme a la luz… siguió sujetándome del pelo, y me giró la cabeza. Y allí estaba Él, Amo… instintivamente le sonreí... Quería darle a entender, que lo había hecho bien. Que esta vez no lo había intentando, que lo había hecho. Me entendió, y me devolvió esa sonrisa…Con una mano, sujetaba la correa de su perra, con la otra su pelo, firmemente, sin soltarlo. Y me mantuvo pegada a Él durante un rato, rompiéndolo para decir:

-¿Todo bien?
-Sí, Amo. Muy bien.
-¿Alguna pregunta?
-No Amo, sin preguntas.
-Bien…


No necesité que dijera más. Sabía que estaba satisfecho. Estaba contento y orgulloso de mí… así que me regaló un ratito más sentada a sus pies, acariciándome el pelo…y después….pues eso, sólo Amo lo sabía.


_vikinga_